Música y neurología

Musicofilia de Oliver Sacks en Anagrama

¿A QUÉ SABE UN INTERVALO DE...?
Sinestesia de Alicia Callejas y Juan...

Ana M. del Valle

EL ORIGEN DE LAS ESPECIES...
La música en la naturaleza y en el...

Ana M. del Valle

Musicofilia, Oliver Sacks, Anagrama (2010), ISBN: 978-84-339-6289-8

¿Quién no recuerda Despertares, aquel magnífico libro sobre la encefalitis letárgica que daría lugar a la película homónima protagonizada por Robin Williams? Desde aquel texto, una de sus primeras incursiones en la literatura, han ido apareciendo en nuestras librerías nuevos trabajos de Oliver Sacks como El hombre que confundió a su mujer con un sombrero o Un antropólogo en Marte, en los que el inglés nos lleva de la mano a través de sorprendentes casos de trastornos neurológicos.

Con Musicofilia. Relatos de la música y el cerebro editado por Anagrama, Sacks, profesor de neurología clínica y psiquiatra en la Universidad de Columbia, nos narra las historias particulares de aquellos pacientes que sufren alteraciones en la percepción de la música, bien sea amusia o incapacidad para sentir la música, alucinaciones musicales o el síndrome de Williams que, entre otros muchos síntomas, produce una “hipermusicalidad” en quienes lo padecen. Página tras página vamos asistiendo a los relatos de cada uno de sus pacientes, cómo viven con su enfermedad, qué sienten, cómo es su día a día, los tratamientos a los que se han sometido… etc., sin olvidarse de aquellos casos en los que la música ha servido como terapia efectiva en el tratamiento de patologías la demencia, la encefalitis, el Parkinson o el síndrome de Tourette (también conocido como “enfermedad de los tics y del que sufriría Mozart según algunas teorías) y sin dejar de lado otros temas apasionantes como la sinestesia, o la música y la ceguera.

Sin embargo, no es éste el caso de un libro puramente científico, ya que, por un lado, el lenguaje de Sacks resulta sencillo y cercano al lector y, por otro, su manera de exponer las enfermedades que trata va mucho más allá de la mera descripción clínica ya que se sitúa en el punto de vista del paciente, al que trata como un ser individual y diferente dentro de la enfermedad integradora.

Musicofília es, en definitiva, un compendio de todas aquellas relaciones entre la música y ese aún gran desconocido que es el cerebro, tema en extremo difícil si tenemos en cuenta que el fenómeno de la música no está delimitado a una sola zona del cerebro como ocurre con la capacidad del lenguaje o la visión.

¿Por qué no tratar de entender ese fenómeno que es la música, tan presente en nuestras vidas, desde un punto de vista científico? Oliver Sacks nos invita, una vez más, a comprender la complejidad y fragilidad de la mente humana.

Ana M. del Valle Collado

     
     
Persíguenos en Facebook Persíguenos en Twitter Visítanos en Instagram Canal de YouTube Spotify ¡Suscríbete!